Caraterizaciones actorales. Actualizado.

En este post, “¿Quién está detrás de la máscara?“, presenté algunos actores que con mucho o poco maquillaje actuaron a sus personajes y los convirtieron en leyendas, todas ellas con algo en común: En estas “caracterizaciones” no un hubo “comprometimiento físico extremo” departe del actor, más allá de soportar las largas sesiones de maquillaje y/o la de aguantar los distintos artilugios que les fueron colocados. Sin embargo, existen actores que creen en que para “actuarlo”, debes “parecerlo” y procuran no hacer uso de las diversas herramientas tecnológicas (llámense “efectos especiales”) que harían su vida más fácil porque suyo uso, según su criterio (asumo) haría menos creíble su actuación.

Según Wikipedia (la uso mucho porque es la fuente más accesible de la que dispongo :)), la caracterización es:

En un plano escénico, se garantiza la caracterización de un personaje mediante la aplicación de técnicas de peluquería, implantes y maquillaje. Los cambios que permitirán adaptar la fisonomía del intérprete a las características del personaje que interpreta; teniendo en cuenta los imperativos de la producción y/o escénicos. Asimismo, define el proceso y establece los plazos para ajustarse a las necesidades de la planificación general del espectáculo.

Este profesional también coloca las pelucas, postizos, prótesis y, cuando procede, da las indicaciones técnicas al personal a su cargo o a los intérpretes para su colocación. Además debe ser capaz de realizar su labor teniendo en cuenta los diferentes protocolos de actuación en relación con los actores y en los diferentes géneros escénicos.

Este es uno de los tantos aspectos que se evalúa al momento de elegir un candidato o un ganador a un premio como los Oscares o los Bafta. Al respecto, Los “Oscares” hacen premiaciones que la verdad muchas veces no entendemos (yo no las entiendo por lo menos), sin embargo, una con la que definitivamente estoy en completo acuerdo es la de “Mejor actor de reparto” 2010 – 2011, que ganó Christian Bale por “The Fighter“:

Es increíble el cambio físico al que este actor se ha sometido para hacer películas como “El maquinista” o la siguiente, Batman (By the way, ¡Christian es mi Batman favorito!) donde tuvo que aumentar de 50 a 90 kilos en seis meses, lo cual pueden observar en la foto que encabeza el post, o la más reciente “The Fighter“, donde interpreta a un drogadicto al crack y cuya imágen pueden ver en la foto que precede este párrafo.

Muchos otros personajes del cine, la televisión, el teatro, etc. han invertido en su físico para hacer un papel: Han aprendido a hacer acrobacias, usar armas de combate como lanzas o espadas (dicho sea de paso, la coreogradía montada por Eric Bana y Brad Pitt para Troya es simplemente hermosa. Brad Pitt como Aquiles es uno de aquéllos personajes en los que el adjetivo “felino”, queda a la perfección) y demás y creo que esto es lo que debería importar al momento de ver una obra y sobre todo, al momento de “juzgarla”. Muchas no nos gustarán (porque es nuestro gusto personal el que las juzga y en todos es diferente) pero en todas, ¡siempre hay algo que ver!.

En el libro: Luna Nueva, la película, se menciona que se usaron tres tipos de cámaras: Una para los “fríos” (Edward), una para los metamorfos (Jacob) y una para los humanos (los compañeros de clase de Bella). Esto es una inversión de tiempo y esfuerzo que vale apreciar al igual que los usos del “color” y el respeto a los “detalles” como las “texturas”, en vez de desdeñarlas sólo porque se tengan aprensiones o predisposiciones, ¿no?.

Es más fácil decir “¡que basura de película!” a hacer un reconocimiento rápido de una producción y buscar en ella todos sus “atributos”, pero cuando se hace, me refiero a lo segundo, es imposible soltar una expresión tan mundana, por lo menos a mi juicio. Entonces, ¡no son tan malas!, más bien, son buenas, como Sucker Punch, por ejemplo: El enganche primordial publicitario para la producción, era Vanessa, sin embargo, en la misma, ésta es un personaje secundario, lo cual no implica que en conjunto, la película no haya sido buenísima si se la toma como una película de “fantasía/acción”. ¿Que tiene muchos “bates” como dicen en mi tierra?… sí, los tiene, pero… ¿para qué es la tecnología cinematográfica entonces si no para hacer de este tipo de películas algo completamente fuera de este mundo, literalmente hablando? (Entiéndase: acciones o eventos que son totalmente imposibles de realizar en el mundo “real”).

Al final creo que es mejor disfrutar de todo el conjunto, como digo siempre, para eso es el cine, ¿no?, para disfrutarlo en su justa medida, porque vamos: ¿Qué de lógico tiene comparar una actuación, cualquiera que sea, entre películas como The Fighter vs Sucker Punch?. ¡Ninguna!, entonces, para qué ahondar en aspectos como la “complejidad” de la “trama” o sus cualidades o fallas… Yo, particularmente, me quedo con lo mejor de todas… al fin y al cabo, es lo que se busca cuando se es aficionado a algo y yo, soy aficionada al cine ;).

¿Y a ustedes, que personajes los han impresionado por sus actuaciones y por el esfuerzo físico que han tenido que hacer sus actores para realizarlas?.

Nos vemos en los comentarios,

Saludos,

** Actualizado: Otros ejemplos:

(Gracias Martin por la recomendación).

1. Robert De Niro, Toro salvaje (Raging Bull): Curiosamente, esta transformación es bastante afín a la de Bale en The Fighter (sólo que a la inversa, porque el “boxeador” en mención – personificado por De Niro -, no bajó de peso sino que subió) y también tuvo que ver con Sugar Ray Leonard:

“Se recomienda no distribuir esta película” fue el aviso de dos publicaciones hollywoodenses al momento del estreno de “Raging Bull”. El que se anunciaba como el segundo fracaso consecutivo de Martin Scorsese luego de “New York, New York” terminó convertido en una de las piedras angulares del cine norteamericano en los ochenta y le dio el apodo de “Camaleón” a Robert De Niro por una de las metamorfosis más impresionantes que se hayam visto frente a una cámara. De Niro se entrenó como un profesional del ring y pasó de alcanzar un cuerpo perfecto de peso medio a engordar 27 kilos, todo durante los 18 meses que duró el rodaje para interpretar la vida de Jake La motta, el ex Campeón de boxeo caído en desgracia. “No he caído Ray; no me derribaste Ray” le gritaba un tambaleante La motta a Sugar Ray tras recibir una tremenda paliza. Esa es la metáfora de toda la película y de todas las luchas que contenía en su interior. La de La Motta con la vida, la de Scorsese con la crítica y por supuesto la de De Niro y su personaje.

2. Tom Hanks – El naúfrago: (Gracias Critico por la recomendación). En la foto a continuación no se puede apreciar muy bien el cambo físico al cual el actor se sometió (tuvo que subir de peso y luego bajar de peso en la misma película y luego recuperar algo del peso y tonificación perdida), sin embargo, nos da una idea bastante aproximada:

Artículos relacionados:

Christian Bale, imágenes.
Porqué la historia de Harry Potter debería ganar un Oscar y un Bafta
Impresiones de The Fighter
Impresiones de Sucker Punch

Anuncios

Publicado el 09/04/2011 en Cine. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Yo leí hace un tiempo que Robert De Niro también tuvo que hacer un esfuerzo físico impresionante para encarnar a un boxeador en Toro salvaje (Raging Bull), de Martin Scorcese, en 1980, llegando a aumentar 27 kilos. Aún no he visto la película (tengo que buscármela en Taringa), pero todos dicen que es uno de los mejores trabajos tanto de De Niro como de Scorcese.
    Saludos.

    • Gracias por la recomendación.

      La mayoría de las transformaciones que se han dado en el cine, hasta donde pude investigar, han sido precisamente de actores que han subido de peso, pero la más “dramática”, es la de Bale en el maquinista… ¡parece un esqueleto!.

  2. Muy buen post. Hay muchos más ejemplos de como los actores se comprometen en sus papeles para hacerlos cada vez más reales, el que se me viene a la mente es el de Tom Hanks quien tuvo que bajar de peso para poder interpretar el papel de Naufrago.
    Otro detalle para Toro Salvaje no fue la única ocasión que De Niro tuvo que subir de peso. Para la película Los Intocables tambien tuvo que hacerlo al interpretar a Al Capone, aunque la transformacion aquí no fue tan violenta con en Toro Salvaje.

    • Gracias.

      Cabe señalar que ambos actores mencionados, Robert de Niro por Rangin Bull (1981) y Tom Hanks, veinte años después, por Castaway (2001), ganaron globos de oro por sus respectivas actuaciones.

      By the way… con 67 años, Robert de Niro sigue siendo lo máximo en lo que se meta… me encantó en Little Fockers (Jack Byrnes) 🙂

  3. Sep, la transformacion de Bale ES drástica. Perdió como 30 kilos no?

  4. “Según los comentarios para el Maquinista perdió 28 kg (62 libras), bajando su peso corporal a 54 kg (120 libras). Unos meses después, no sólo recuperó su peso sino que añadió 18 kg (40 libras) con un fuerte entrenamiento en levantamiento de pesas y una alimentación adecuada para su papel en Batman Begins.

    No encuentro cuántos kilos perdió para The Fighter.

  1. Pingback: Impresiones de “The Fighter”. Christian Bale, Amy Adams, « NBP1's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: